El Fenómeno Petro – La Colombia Humana

De Gustavo Francisco Petro Urrego o sencillamente “Petro” porque ya ni como “Aureliano” se le nombra, excepto por aquellos muy cercanos a él que datan de esos tiempos que vivió en la clandestinidad, se han dicho cantidades de cosas buenas y malas en diferentes momentos de su vida como funcionario público; cada una de ellas debidamente argumentadas por sus actos o decisiones en los cargos que ha asumido en todos estos años de vida al servicio de los demás. Las que sus contradictores asumían que eran lo suficientemente malas para lograr su muerte política él se encargó de defenderse presentando pruebas que avalaban su proceder para finalmente salir bien librado y cual si se tratara de gato en caída libre terminar siempre parado.

Pero la razón de escribir el día de hoy no tiene que ver con el aspecto político de la campaña de Gustavo Petro, o sea que no analizare las propuestas que tiene en su campaña de gobierno, porque de eso a estas alturas de la campaña presidencial 2018-2022 ad portas de darle fin a esta intensa carrera por la Casa de Nariño ya debemos estar claros en cuanto a candidato. Pero si acaso usted todavía tiene dudas o es de aquellos que repite lo que otros, que según usted tiene más conocimiento de temas políticos, lo invito a que haga una tarea muy sencilla que le tomara tal vez 60 minutos de su tiempo pero que le representaran 4 años de tranquilidad porque el resultado le dirá cuál es la propuesta presidencial con la que usted se identifica. Es muy sencillo dale clic aquí para ver su programa de gobierno y haz clic aquí para leer el programa del otro candidato.

Ahora si diré que Gustavo Petro es todo un Fenómeno y es que este calificativo ha sido dado a esas personas que de la manera más sencilla logran hacer aquello que es difícil para el común; vale la pena recordar al futbolista Ronaldo Nazario “Ronaldo” también conocido como “O fenómeno” quien fue uno de los delanteros brasileros más letales, pero ¿usted recuerda como él hacía de simple la finalización de una jugada y lo convertía en gol?… así mismo nuestro “Fenómeno” Gustavo Petro ha logrado convocar a unos y a otros alrededor de una propuesta basada en el acuerdo sobre lo fundamental sustentada además en los resultados obtenidos como Senador de la República y como alcalde de Bogotá, sin olvidar aquellos logros cuando apenas era un joven de 21 en Zipaquirá la ciudad que lo adoptó.

La jornada del Candidato Petro el sábado 09 de junio en la ciudad de Cali fue bastante ajustada, con visitas a diferentes lugares públicos disimiles por la población que los frecuenta; fue así como visitó Univalle, La Galería Alameda donde tuvo la oportunidad de hacer una intervención algo improvisada sobre un carro, el Centro Comercial Jardín Plaza y El Boulevard del Rio.

Tuve la oportunidad de acompañar su visita en el Centro Comercial Jardín Plaza la cual estaba programada para las 3:15 de la tarde y se retrasó en su llegada puesto que en los sitios que precedían su visita le tomo más tiempo del esperado su salida, dado a discursos y al contacto de tú a tú con los ciudadanos.

Diré que le he dedicado tiempo a cada uno de los discursos que Petro ha dado en las diferentes plazas del país, a los debates previos a la primera vuelta y cada vez que este “Fenómeno” se dirige a la gente la pasión con la que habla, el conocimiento con cifras con el que da sus argumentos, la postura clara y para nada pusilánime frente a la clase política colombiana entre otras cosas provocaba en mi cierta emoción que deseaba confrontar en un frente a frente, o sea en una visita a Cali en la que pudiera estar y vivir la experiencia del Candidato Petro. Y el día llego.

Confieso que deje a un lado algunas actividades que tenía para este 09 de junio y me dispuse para conocer a este nuevo hombre del pueblo; eran las 13:30 cuando llegue al centro comercial y para sorpresa a la entrada del parqueadero pregunte ¿es verdad que ahora viene Petro? Y la señorita que hacia el recibo de entrada para mi vehículo con extrañeza me dice “yo no sé”… confieso que una sensación de mentira y frustración me invadió pero no podía devolverme ya había llegado, ya había entrado y parqueado mi carro en la zona nueva de parqueaderos que tiene Jardín Plaza. Así que seguí mi camino.

Caminando muy dubitativo me dirigí hacia la zona de parqueaderos que da hacia la calle 16 con la esperanza de ver alguna tarima o algo que hiciera que esa emoción con la que llegue subiera de nuevo, pero la respuesta de la señorita de la entrada seguía retumbando en mi mente “Yo no sé”… esos metros que recorrí lo hice con un único pensamiento y era “Petro no me vas a fallar”. Al acercarme a la zona del parqueadero no veía nada de lo que esperaba y la desazón se apoderaba de mí; pero solo me faltaba dar un paso.

Pensar en ese paso que me faltaba dar para ver lo que esperaba, me llevo a pensar en aquellas personas que están igual que yo pero para decidir su voto.

Finalmente vi esa luz al final del túnel que significaba que El Candidato Petro Si estaría en Jardín Plaza; vi a un grupo de policías en formación frente a su capitán al cual me acerque para reconfirmar lo que tanto esperaba y el me responde “si señor, si vendrá pero no sabemos la hora porque ha tenido retrasos en los otros lugares”. Después vino la espera y buscar lo que sería el sitio de llegada.

Eran no más de las 14:15 y no se veía actividad de gente que al igual que yo esperaban tener ese contacto con Petro, o con el doctor Petro, o con el candidato Petro…lo nombro así porque era la manera como aquellas personas preguntaban por nuestro “Fenómeno”. El tiempo pasaba y la gente empezaba a llegar y el clima cambiaba, porque de tener una tarde soleada y despejada se empezó a tornar plomiza y las nubes se hacían cada vez más grandes y oscuras.

La lluvia llego y lo que éramos un grupo de casi 20 personas ya eran cientos… y los canticos se empezaban a entonar y lo que al inicio era una incertidumbre ahora era una gran realidad y las arengas se repetían y la gente agitaba las banderas y los carteles, algunos improvisados pero hechos con las ganas de ser mostrados, y otros muy bien elaborados se dejaban leer.

Ahora éramos tantos que ni la lluvia acompañada de rayos nos desmotivaba a seguir esperando y cantando… y con seguridad algunos sentían esa misma emoción que lleva a sentir un nudo en la garganta y a gritar más fuerte… con esas ganas de cambio que añoramos para nuestro país… Jardín Plaza le quedo pequeño a la Colombia Humana.

Habían niños, jóvenes, señores, señoras, indígenas, negros, mestizos, unos de cabello largo, otros con tatuajes, algunos del partido verde, la guardia indígena que trataba de abrir un camino para el paso de nuestro invitado… en pocas palabras éramos una pequeña muestra de lo que representa la inclusión que propone Gustavo Petro… y los cantos eran más fuertes y aquellos que por azar del destino estaban allí se sorprendían de la convocatoria que había logrado nuestro gran “Fenómeno”. Una convocatoria lograda solo a través de las redes sociales.

El momento llego… la lluvia era fuerte, los rayos se habían ido… la tormenta era como esa antesala que la naturaleza le hacía a nuestro candidato…. Y más gente cantaba “ y va a ganar, y va a ganar Gustavo Petro va a ganar”

Finalmente llego y estuvo entre la gente.. los gritos eran más fuertes; esos gritos que representan esa sed de cambio que queremos para nuestro país, esos gritos de los que nos han hecho callar sin razón, esos gritos de aquellos que silenciaron para hacerlos pasar como guerrilleros… era un momento apoteósico; Gustavo Petro solo alcanzo a caminar unos 30 o 50 metros; no pudo hacer el recorrido por el centro comercial como era el plan pero en esos pocos pasos pudo sentir el respaldo, el apoyo de aquellos que queremos una oportunidad….aquellos que deseamos vivir en armonía con el medio ambiente, que finalmente no es medio es solo UNO.

“Se vive se siente Petro Presidente”… “Y va a ganar y va a ganar Gustavo Petro va a ganar”… todo eso se lo lleva el “Fenómeno” pero desde aquí tengo un anhelo, el profundo deseo de escucharlo decir el próximo 17 de junio “ME LLAMO GUSTAVO PETRO Y AHORA SOY SU PRESIDENTE”.

Por razones de seguridad lo devolvieron a su carro y los pocos que pudimos verlo, creo que nos devolvemos a casa con un nuevo aire…con esa sensación de que si se puede… con esas ganas de ayudar a que esos indecisos marquen una “X” en el cuadro de la Colombia Humana… toda esa efervescencia y calor fue disminuyendo, pero lo que no disminuye son las ganas de ver un mejor país para TODOS.

Mi nombre es Carlos Fernando Loaiza Arteaga y QUIERO QUE GUSTAVO PETRO SEA MI PRESIDENTE.

El Libro y El Viaje en el Tiempo

El Centro Histórico de Cali, a la rivera del Río que lleva el mismo nombre de nuestra ciudad, fue el lugar que se dispuso para recibir en este año (2016) a la Feria Internacional del Libro que contó con el Ecuador como país Invitado. El Boulevard del Río y El Puente Ortiz no habían podido ser el mejor lugar para recibir este evento lleno de cultura y letras.

Un espacio para todo tipo de gustos; los mitos y leyendas, los músicos al final de la tarde, los conservatorios con los escritores, el stand de los comics y lo que a gusto personal fue el Hit de esta edición de la Feria del libro EL PONCHERAZO, Fotoagüita, que se robó las miradas, admiración y recuerdos de quienes visitaron las carpas que albergaron a la Feria.

Estar en este lugar, donde las letras convertidas en palabras nos transportan a mundos mágicos llenos de aquello que nos apasiona se convierte en una experiencia que quisiéramos mantener durante más tiempo.

Leer y ser capaz aprender y ser transformador de nuestro entorno debe ser el producto final de ese acto mágico de comprensión lectora que tenemos las personas que le damos la oportunidad a un escritor de entrar en nuestras vidas; y es que la lectura debe actuar como el mejor de los antídotos que entran en nuestro cuerpo para aliviar aquellas dolencias generadas por el desconocimiento o la ignorancia.

En esta oportunidad visite la feria del libro en compañía de mi hija de tres años y para sorpresa mía el libro que ella escogió, después de leerle algunos, era justo el último ejemplar de aquel pequeño texto llamado “Mi Amigo El Abuelo” (Autor Francisco Delgado Santos) que relataba justamente un evento en nuestras vidas.

Mágicamente porque la lectura es magia… encontré con mi hija la composición de un autor que contaba nuestra historia y adicionalmente fue publicada y traída hasta la feria del libro para que mi heredera tomara el libro y sin saber leer me dijera “papito leeme este” y párrafo tras párrafo encontrar en esa historia nuestra historia.

También fue espectacular encontrar un stand con toda la colección de Comics con sus súper héroes y villanos. Ver a los adultos enseñando a los niños los detalles de cada personaje…quien es el bueno y el malo… cual es la trama de cada historia… decir si es de colección o no…en fin; la Feria Internacional del Libro sirvió para albergar en ella otro mundo espectacular lleno de colorido e historias fantásticas llamado el mundo del Cómic.

 

AHORA EL PONCHERAZO

Como si fuera poco haber encontrado un libro escrito por otro hombre que contaba parte de mi historia personal y un sin número de textos con contenido maravilloso y un ambiente lleno de conocimiento y sabiduría popular; y como si eso fuera poco otro encuentro de aquellos que serán inolvidables fue descubrir “El Poncherazo”; Un proyecto de recuperación de la memoria cultural que cobró vida en Medellín.

El Poncherazo es lo mismo que nosotros llamamos Fotoagüita,  o sea fotografía análoga así como se las tomaban mis bisabuelos y abuelos.

Estar parado en este lugar viendo el trabajo que hacen estas personas con su máquina de retratar, como eran llamadas en otrora, fue como viajar en el tiempo porque me permitió vivir el momento de tomarme una foto tal cual se hacía en la Plaza de Caicedo o en la Plazoleta de San Francisco o en El Paseo Bolívar o en el Parque de San Nicolás por allá en los años 40.

Tal cual se hacía en el pasado, así lo estaban haciendo nuestros fotógrafos del Pocherazo y lo más importante era que enseñaban a sus modelos improvisados como es el proceso para tener en nuestras manos la Fotoagüita… entonces estaba el pajarito; para decirle a sus modelos “aquí…aquí…mire el pajarito”; estaba la cámara fotográfica con su respectivo cajón que la hacía portátil, aunque grande en esos días, y con la cámara su respectivo pedazo de tela que le permitía al fotógrafo meter su cabeza al cajón que contenía a la cámara y poder ver aquello que estaba encuadrado para tomar; estaba el reloj de bolsillo con el cual se medía el tiempo de revelado de la fotografía porque el tiempo de exposición eran solo dos segundos, durante los cuales los modelos debían permanecer inmóviles esperando la orden del fotógrafo diciendo YA LISTO.

Una fotografía al estilo de mis abuelos tomada en plena era digital y compartida con todos aquellos que llegaban y sorprendidos decían “Mira una Fotoagüita” la cual nos permitía viajar al pasado y vivir el momento tan solo costaba $10000 (US$3,3); el costo era simbólico porque vivir el momento y contribuir para que El Poncherazo como proyecto continúe y llegue a otras personas no tiene precio.

Gracias a la Feria Internacional del Libro de Cali sus visitantes disfrutaron de una semana de magia expresada a través de las  palabras.

Para ver otras fotografías visita nuestro perfil en facebook