Un sueño llamado salsa

Una vez más la Décima Segunda Edición del Festival de Salsa deja a la sucursal del cielo por lo alto y como uno de los escenarios donde se reunieron más de 3200 artistas de diferentes países; quienes concursaron con la ilusión de estar en los primeros puestos.

El coliseo del pueblo se llenó de sabor; al compás de la música cada concursante demostró sus mejores dotes; antes de subir al escenario se preparan y  en pequeñas carpas blancas se reúnen para acicalarse; las niñas se maquillan entre sí, se peinan y se ponen sus trajes brillantes, los jóvenes no se quedan atrás; con el mismo entusiasmo se organizan y se acomodan con sus vestidos apretados, de colores; otros de blanco y con sus corbatines elegantes. Algunos  sentados en el piso, con un poco de nerviosismo esperan el llamado para salir a demostrar sus cualidades artísticas.

 

En el teatrino saben que su coreografía debe ser la mejor, están representando a su escuela, a su país y por supuesto a ellos mismos; es allí donde queda reflejado los largos días de ensayos, las repeticiones y los sacrificios que deben hacer para poder convencer a los jurados que ellos deben ser los ganadores.

El show que realizan es una hermosa demostración que permite a los espectadores disfrutar de las diferentes modalidades, como la salsa en línea desarrollada en Estados Unidos; cada pareja muestra figuras y movimientos a lo largo de una recta imaginaria, la salsa cabaret; permite a los bailarines realizar acrobacias, figuras y alzadas y el Ensable salsa cabaret; donde representan un espectáculo con escenas cargadas de música y ritmo. Las tablas retumban con los pasos ligeros de los danzarines y la gran velocidad que muchas veces se torna difícil seguir con la mirada, cargados de energía y pasión.

Este año el Festival de salsa estuvo acompañado de muestras gastronómicas, y espacios para conversar de este ritmo que hace vibrar y se lleva en la sangre, los visitantes pudieron disfrutar  bailando; siguiendo el compás y las instrucciones de un experto; fueron cuatro días de pura diversión, de buena música, comida y espectáculos. Así que si se lo perdieron prográmense para el otro año para gozar de este festival que transmite alegría y que le hace homenaje a la salsa caleña.

Ser Fitness: Un despertar para encontrar equilibrio de la mente, el cuerpo y el espíritu.

Por Mónica Saa Roatta
Comunicadora Social Periodista

La FERIAFIT en su segunda versión fue un éxito rotundo, 15 mil personas  asistieron los días 09 y 10 de septiembre al Centro de Eventos Valle del Pacífico para disfrutar de la más grande plataforma deportiva y comercial de la Región. Los amantes del deporte y la actividad física disfrutaron de una variada programación donde hubo una mezcla de competencias, demostraciones deportivas, muestras comerciales, agenda académica y cocina en vivo.

La visita a la Feria tenía como propósito hablar con los asistentes, para que a través de sus experiencias me dieran a conocer que significaba para ellos ser fitness, y cómo llegar a ser una persona integral. En el recorrido por cada pabellón encontraba diferentes opiniones que evidenciaban la pasión y el amor que sentían por el deporte y la vida sana;  todos con  orgullo mostraban sus esculturales cuerpos; evidenciando la disciplina, el trabajo, la constancia y el compromiso que tienen para ser cada día más saludables.

Sus respuestas permitieron conocer las diferentes disciplinas que practicaban; y en cada espacio se pudo evidenciar en vivo las prácticas acompañadas de música; haciendo retumbar cada rincón del Centro de Eventos. Con ímpetu cada entrenador realizaba demostraciones de su especialidad deportiva, motivando a grupos de aficionados que los seguían con alegría y entusiasmo; entre las exhibiciones que se realizaron encontramos BMX Freestyle, Boxeo, Pole Fit, kick Boxing, Zumba, Yoga, Fuerza Funcional, Circuito de Artes Marciales; sin olvidar las competencias, donde deportistas participaron con todas las fuerzas y ganas por ocupar los primeros puestos.

No cabe duda que ser fitness es una actitud ante la vida, es una palabra que reúne una cantidad de elementos positivos, que se vieron reflejados en los rostros de cada una de las personas que encontraba y que estuvieron dispuestos a contar sobre sus hábitos y costumbres. Sus discursos enfatizaban que no solo el cuidado del cuerpo era parte de esta cultura, que lo más importante es tener una vida sana; donde se debe luchar por el equilibrio entre la mente, el cuerpo y el espíritu; y que para lograrlo se debe escoger un estilo de vida que permita encontrar bienestar.

Cada vez aprendía más del tema, y me veía envuelta en un escenario donde se destacaba la importancia de la alimentación. La nutrición también hacía parte fundamental de este mundo que iba conociendo, y  a través de una clase de cocina en vivo dirigida por tres chicas muy jóvenes, enseñaban recetas ricas y  fáciles de hacer en casa.

Como podemos ver ser fitness es adoptar un estilo de vida, que exige tener unas ciertas características que ya las había nombrado antes, pero valen la pena recalcar disciplina, constancia, agilidad y fortaleza; es conveniente tomar la decisión y ver como ejemplo éstas prácticas para llevarlas a nuestro quehacer diario, y convertirnos en personas integrales que piensan cada día en encontrar su equilibrio por medio de actividades sanas.

APOYO DE VEKTOR