Reflexion sobre una Preculsión anunciada

Hoy en la mañana después de leer los comentarios de unos amigos en un grupo de WhatsApp sobre la decisión de la fiscalía Colombia en el caso de Álvaro Uribe Vélez, escribí el siguiente texto:

Todos los presentes en este grupo al final de un día pueden regresar a casa, disfrutar en familia, conciliar el sueño y planear actividades con sus amigos, vecinos y familiares… Pueden consolidarse como profesionales y saber que no deben nada a nadie.

Este hombre, el de las 6402 órdenes, nada de eso puede lograr… Su felicidad es falsa, su compartir en familia no es tal, compartir nunca podrá… El y su gente puede creer que ganaron, inclusive algunos de sus obtusos seguidores; pero existe una gran verdad que no podrán burlar ni ocultar.

Duele que nuestra justicia se haya permeado por esta gente, pero fue el país que dejaron construir quienes en el pasado simplemente pensaron y actuaron políticamente con un “deje así, eso no es conmigo”… O con un “que robe pero que trabaje y se vea”… O con un “todos son iguales por eso yo no voto”.

Pero ahora sigue otra lucha judicial en ese caso, viene una segunda instancia que debe generar pereza, desánimo en el proceso, desinformación… Pero toca seguir luchando…. Es probable que todos o muchos queremos ver a ese individuo y a todos sus asesinos, testaferros y cómplices en la cárcel sin importar quién sea; tal vez algunos lo quieran ver muerto y celebrar su muerte, tal vez otros hayan planeado la forma de asesinarlo; pero hay algo que es duro de aceptar y es que al innombrable y su gente la tendremos aquí entre nosotros y es probable que la libertad de él sea el primer paso hacia la paz (paz sin olvido de quién nos llevó a esta infame guerra) llena de falsos positivos.

Que bueno sería verlo con vida, anciano postrado en una silla (así como termina el padrino en la tercera parte) vieja de madera en su uberrimo y que él sea testigo del derrumbamiento de eso que en algún momento planeo; sin voz poder opinar porque la nueva generación aprendió que se debe votar y votar bien. Sin medios de comunicación a su disposición porque los tradicionales fueron hundidos por la nueva generación ya que no los ven, ni escuchan ni leen porque comprendieron que eran aliados del establecimiento y de él… Porque se viene el tiempo de la prensa independiente con investigadores que buscarán develar todo aquello que los han ocultado por años.

Así que tendré que decir: Deseo verlo encerrado y rotulado con número de recluso… Pero sé que difícilmente eso pasará, así que tenga larga vida; que sus enfermedades no se la quiten (la vida), creo que su paga será querer morirse y no poder… Querer morirse al saber que no tiene fuerza para ocultar y no tiene quien lo acompañe y no poder… Querer morirse porque los muertos que lleva encima lo atormentan y no lo dejan en paz y no poder morirse para descansar… Querer morirse porque sus escuderos le faltarán al respeto, lo dejaron y no poder morirse.

Y al final logrará morir, pero el lugar al cual llegará no lo dejará descansar en paz… Recordando la divina comedia, tal vez llegué a uno de esos círculos del infierno donde siempre hay fuego, dolor y tormento. Así que comencemos a causarle dolor al innombrable y ganemos en las urnas de forma contundente lo que ellos de forma amañada han tomado por años. Y retomando sus propias palabras “ojo con el 22”

Creditos: Caricatura Leo Caricaturista tomada de https://www.facebook.com/LeoCaricaturista/photos/a.109064790474868/468189471229063